sábado, 15 de septiembre de 2012

Cazuela gratinada de pisto con huevo

Antes de nada saludaros después de tanto tiempo, me he tomado un buen descanso y la verdad que no ha sido premeditado, un día por otro  y  por otro.....  y al final no se como , han pasado  tres mesazos.

Este año no esta siendo un año fácil,  problemas de salud familiares se han ido sucediendo y  en ellos ha estado fundamentalmente mi pensamiento , ademas el mes de agosto me he tomado unas largas vacaciones en las que prácticamente no he cocinado. 

Ya de regreso a la rutina, al trabajo, al cole....A LA COCINA ja ja, os traigo una receta facilita, pero exquisita. 

Ha sido nuestra primera cena en casa después de las vacaciones y no ha sido difícil que quedara rica, me  he traído los mejores ingredientes de mi pueblo: pimientos,cebollas,tomates, calabacín .......hasta los huevos son de las gallinas de mi suegra.



 Estas cazuelitas han resultado una cena rica, sana y completa.
Me encanta el pisto, y con verduras de la huerta en temporada hay que quitarse el sombrero, a veces nos complicamos en la cocina y otras descubrimos (por lo menos yo) que  lo sencillo con buenos ingredientes nunca  falla.


Ingredientes: (cuatro personas)

-2 calabacines
-1 pimiento rojo
-2 pimientos verdes
-una cebolla grande o dos medianas
- medio kilo de tomates  (también se puede utilizar tomate triturado de lata)
-1 cucharadita de sal
-aceite de oliva (unos 100 ml)
-un huevo por persona
-queso semicurado troceado

Preparación :

Primero troceamos las verduras según el tamaño en que nos guste luego encontrarlas, a mí personalmente me gustan bastante picaditas .
En una sarten de paredes altas ponemos el  aceite de oliva y añadimos la cebolla y el pimiento y sofreímos a fuego lento hasta que la cebolla se vuelva blandita y transparente.
Añadimos el calabacin (yo sin pelar, solo bien lavado)  y dejamos sofreír unos minutos más.
Por ultimo añadimos los tomates  pelados y bien troceados y dejamos a fuego lento unos 30-40 min (depende del agua que tengan los tomates).
Ajustamos de sal y si no nos gusta la acidez del tomate (no es mi caso) añadimos también una cucharadita de azúcar.

LLenamos las cazuelitas de barro con el pisto, cascamos un huevo en cada una y repartimos por encima queso semicurado troceado.

Ponemos a gratinar al horno hasta que veamos el huevo cuajado y el queso dorado.

Y nos la comemos calentita con una rebanada de pan rustico.


Ana

6 comentarios:

Ruqui dijo...

Bueno, bueno, asi, con cosas ricas de la tierra, bien se puede preparar un plato rico, jaja.
Me alegro de volver a verte por aqui.
Un beso

foodtravelandwine dijo...

Que bueno volver a leerte....y ojala de a poco vayan solucionandose los problemas.....me quedo con tu plato que se ve delicioso!......Abrazotes, Marcela

Las Recetas de Finuca dijo...

Ya me veo mojando pan. ¡Qué cazuela más estupenda te ha quedado! Me has dado una gran idea.

Besos.

llimaverda* dijo...

ummmmmm, para mojar sin parar!!!

Ana y Blanca dijo...

Qué ganas de mojar un poquito de pan!!
http://juegodesabores.blogspot.com.es/

Li San Roman dijo...

Mmmmm qué rica!
Sabes? Aquí en Albacete todo el mundo le echa bastante azúcar al tomate para quitarle la acidez pero a mí tampoco me gusta nada...
Mi padre hacía esas cazuelas pero en vez de con pisto eran tomate frito, trozos de salchicha y el huevo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...