domingo, 12 de octubre de 2014

Roquemole {Nigella Lawson}

Sigo con recetas de picoteo, y en este caso sobre todo  para amantes del queso azul.......y digo sobre todo, porque pienso que le puede gustar a todos. Os sorprenderá lo  mucho que el aguacate suaviza el sabor del queso.  
A veces decimos que una cosa no nos gusta , motivado seguramente por una mala primera experiencia, y después no volvemos a darle una oportunidad. Seguro que si lo hiciéramos,  más de una vez nos sorprenderíamos a nosotros mismos.


Es una receta sacada del libro "Cocina rápida y saludable" de Nigella Lawson. Si no conocéis esta cocinera, os la recomiendo, tiene recetas fáciles y resultonas que te sacan de un apuro en más de una ocasión.
Se trata de  una chef inglesa muy conocida a nivel internacional, y  con varios libros en su haber.
¿Podéis creeros  que yo  siempre había pensado que los ingleses no sabían comer?, pues ahora resulta que  dos de mis cocineros favoritos son ingleses, Jamie Oliver y Nigella Lawson.
 Como veis, una vez más  me doy cuenta  que los prejuicios nos condicionan , y que  cuando  le damos una oportunidad nos sorprenden.




Ingredientes {4 a 6 personas}

-125gr de roquefort o queso azul
-60ml de yogur natural
-2 aguacates maduros
-2 cebolletas picadas finas
-35gr de jalapeños verdes en vinagre a rodajas(yo no le puse)
-1/4  de cucharadita de pimentón
-1 paquete de nachos 

Preparación

En un bol, hacemos un puré con el queso azul y el yogur
Añadimos los aguacates y los aplastamos también. Si están maduros, bastará con un tenedor.
Añadimos los jalapeños en rodajas y las cebolletas picadas finas. Removemos todo.
Colocamos en el centro de un plato o fuente, espolvoreamos con pimentón y rodeamos con nachos.

*Os recomiendo que esta receta la hagáis poco antes de servirla, al no llevar limón el aguacate se oxida con facilidad ,y el aspecto ya no será el mismo. Para esto dejar el hueso ayuda, pero de todas formas no se debe hacer con demasiada antelación.

Ana



martes, 23 de septiembre de 2014

Patatas de luxe {lo mejor, la salsa}

Tanto si queremos  un aperitivo rico y resultón en una comida con amigos, como si buscamos un buen acompañamiento para una carne  o un pescado al horno, os recomiendo  encarecidamente estas patatas.
En esta ocasión tuvieron la fortuna de ser  pareja de unas tiernas costillas de cerdo ibérico al horno, y  juntas fueron las estrellas de la velada.


    ¡Y la salsa!......tenéis que probar esta salsa,  es adictiva. Resulta el complemento perfecto para estas crujientes patatas. Es  una salsa suave, aromática,  y  muy muy   fresca.


  Ingredientes: 

PATATAS
 - 600 gr de patatas
- 50 gr harina
-1/2 cucharadita de pimentón
-5 gr de ajo en polvo 
-1 cucharadita de orégano seco
-una cucharadita de tomillo seco
- una cucharadita de estragón seco
-una cucharadita de sal

SALSA

- 150 gr mayonesa
- 100 gr queso crema
-2 cucharaditas de mostaza
- 50 gr de cebolleta
-1-2 cucharaditas de albahaca fresca picada
1-2 cucharaditas de orégano seco


Preparación:

Trituramos todos los ingredientes de la salsa  hasta conseguir un textura homogénea  y reservamos en el frigorífico. 

Lavamos bien las patatas porque las vamos a consumir con la piel, las ponemos a hervir en un recipiente con agua  durante diez minutos. Dejamos enfriar y cortamos en gajos.

En un bol mezclamos la harina, el pimentón,la sal, el ajo, el orégano, el tomillo y el estragón.

Rebozamos los gajos de patatas en esta mezcla y  freimos  en abundante aceite no demasiado fuerte hasta que estén doradas.

Las servimos  calentitas con la salsa de luxe que habíamos reservado.


                                           

jueves, 4 de septiembre de 2014

Tomate frito casero


Hola de nuevo a  todos. Tras un descaso de cuerpo y mente llegó  el momento de ponerse en marcha,  y en mi caso, principalmente en los fogones, ya que este último mes he cocinado más bien poco.

No se  a vosotros, pero a mí el mes de  septiembre me despierta el lado de hormiguita, y me entran unas ganas tremendas de hacer acopio para el invierno de todas los buenos productos  que este mes nos proporciona. 


         Aprovechando los ricos tomates que  se dan por mi tierra, me he puesto a preparar tomate frito. Por supuesto que da mas trabajo que el que encontramos en el supermercado {por si alguno lo estaba pensando}, pero os  aseguro que  cuando  durante el invierno abres uno de estos botes de tomate, el esfuerzo queda recompensado con creces.

En mi caso lo he hecho al aire libre en un hornillo de gas  y con una  olla de grandes dimensiones, así he podido freír de una sola vez unos veinte kilos. Si no disponéis de todo esto podéis hacerlo  en ollas normales en casa {aunque para estas cantidades necesitaréis varias}

Yo no le pongo cebolla, pimiento, ni ningún otro ingrediente que quite protagonismo al tomate,  ni siquiera le pongo azúcar {ya sé que siempre se pone, incluso los comprados.......bla bla bla}, pero adoro   la acidez natural del tomate,  y eso de quitársela no me hace ni pizca de gracia.

Como veis mi tomate frito es lo mas sencillo del mundo;  unos buenos tomates {eso sí es imprescindible}, un aceite de oliva virgen extra, y sal.
 Bajo mi humilde opinión todo lo demás son añadidos que a veces sumarán, y a veces  restarán ....pero siempre disfrazarán. 

Ingredientes (para unos 35  botes medianos)

- 20 kg de tomates
- 650 ml de aceite de oliva virgen extra
- sal (al gusto)

Preparación

Primero lavamos bien los tomates y una vez secos nos ponemos a  quitarle el culo y los vamos troceando  a la vez en un gran recipiente .  Una vez troceados y limpios de partes feas ponemos a calentar el aceite y los volcamos sobre ella,sazonamos y los dejamos freír lentamente  hasta que veamos que han consumido gran parte del agua {unas dos horas}. Rectificamos de sal.





Trituramos con la batidora en el mismo recipiente, tanto como queramos.

Pasamos luego por el pasapurés  para  dejar el tomate tan  libre de pepitas y pieles como queramos, yo este paso lo realizo sin demasiada minuciosidad porque me gusta ver algunas pepitas en el tomate.


Una vez limpio, y con ayuda de un cazo y un embudo, lo  vamos introduciendo en los botes. Estos los habremos esterilizado previamente {yo lo hago en el lavavajillas a alta temperatura).
Una vez cerrados los ponemos  a hervir  en agua  una media hora {siempre teniendo cuidado de sumergir los botes enteros dentro del  agua}. A mi me gusta poner un paño en la parte de abajo para que no choquen unos contra otros.


Al sacarlos del agua los ponemos boca abajo hasta que se  enfríen, de esta manera nos aseguramos de que ninguno tiene fugas.
Ya fríos solo nos queda etiquetarlos y guardarlos en nuestra despensa. ¡Animaros a sacar  partido a los productos de temporada!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...