jueves, 4 de septiembre de 2014

Tomate frito casero


Hola de nuevo a  todos. Tras un descaso de cuerpo y mente llegó  el momento de ponerse en marcha,  y en mi caso, principalmente en los fogones, ya que este último mes he cocinado más bien poco.

No se  a vosotros, pero a mí el mes de  septiembre me despierta el lado de hormiguita, y me entran unas ganas tremendas de hacer acopio para el invierno de todas los buenos productos  que este mes nos proporciona. 


         Aprovechando los ricos tomates que  se dan por mi tierra, me he puesto a preparar tomate frito. Por supuesto que da mas trabajo que el que encontramos en el supermercado {por si alguno lo estaba pensando}, pero os  aseguro que  cuando  durante el invierno abres uno de estos botes de tomate, el esfuerzo queda recompensado con creces.

En mi caso lo he hecho al aire libre en un hornillo de gas  y con una  olla de grandes dimensiones, así he podido freír de una sola vez unos veinte kilos. Si no disponéis de todo esto podéis hacerlo  en ollas normales en casa {aunque para estas cantidades necesitaréis varias}

Yo no le pongo cebolla, pimiento, ni ningún otro ingrediente que quite protagonismo al tomate,  ni siquiera le pongo azúcar {ya sé que siempre se pone, incluso los comprados.......bla bla bla}, pero adoro   la acidez natural del tomate,  y eso de quitársela no me hace ni pizca de gracia.

Como veis mi tomate frito es lo mas sencillo del mundo;  unos buenos tomates {eso sí es imprescindible}, un aceite de oliva virgen extra, y sal.
 Bajo mi humilde opinión todo lo demás son añadidos que a veces sumarán, y a veces  restarán ....pero siempre disfrazarán. 

Ingredientes (para unos 35  botes medianos)

- 20 kg de tomates
- 650 ml de aceite de oliva virgen extra
- sal (al gusto)

Preparación

Primero lavamos bien los tomates y una vez secos nos ponemos a  quitarle el culo y los vamos troceando  a la vez en un gran recipiente .  Una vez troceados y limpios de partes feas ponemos a calentar el aceite y los volcamos sobre ella,sazonamos y los dejamos freír lentamente  hasta que veamos que han consumido gran parte del agua {unas dos horas}. Rectificamos de sal.





Trituramos con la batidora en el mismo recipiente, tanto como queramos.

Pasamos luego por el pasapurés  para  dejar el tomate tan  libre de pepitas y pieles como queramos, yo este paso lo realizo sin demasiada minuciosidad porque me gusta ver algunas pepitas en el tomate.


Una vez limpio, y con ayuda de un cazo y un embudo, lo  vamos introduciendo en los botes. Estos los habremos esterilizado previamente {yo lo hago en el lavavajillas a alta temperatura).
Una vez cerrados los ponemos  a hervir  en agua  una media hora {siempre teniendo cuidado de sumergir los botes enteros dentro del  agua}. A mi me gusta poner un paño en la parte de abajo para que no choquen unos contra otros.


Al sacarlos del agua los ponemos boca abajo hasta que se  enfríen, de esta manera nos aseguramos de que ninguno tiene fugas.
Ya fríos solo nos queda etiquetarlos y guardarlos en nuestra despensa. ¡Animaros a sacar  partido a los productos de temporada!

viernes, 1 de agosto de 2014

Ensalada de garbanzos con mozzarella y limón


Que  sanas  y necesarias son las legumbres ¿verdad?, pero como cuesta meterse un plato tradicional de cocido o de lentejas en  estos meses de calor ,por no hablar de los grados que sube la cocina si nos ponemos a hacer un rico cocidito al "chup chup"



Tenemos que buscar alternativas para comer legumbres, y no sudar  la gota gorda en el intento ¿no creéis?  y esta ensalada es una de ellas, un plato rápido, fresquito y con sabor, lo ideal para disfrutar del veranito sin que la cocina nos robe demasiado tiempo, y lo  que es aun mejor, sin dejar de comer sano.


Ingredientes:

- 400gr de garbanzos
- 2 tomates de ensalada
- mozzarella fresca  en bolitas
-un diente de ajo 
- el zumo de un limón
- aceite de oliva virgen extra
-sal
- una pizca de cayena
- unas hojas de  albahaca fresca

Preparación:

Ponemos en un bol con capacidad suficiente los garbanzos, le añadimos el diente de ajo rallado, el tomate troceado, la mozzarella , la albahaca picadita, y una pizca de cayena (muy poca, solo queremos que le de un poco de fuerza, pero sin convertirla en una ensalada picante).
Aliñamos con sal, el zumo de un limón y un buen aceite de oliva.

Adornamos con unas hojas de albahaca y una rodaja de limón y ya tenemos una ensalada fácil,  rica, fresca y con mucho sabor que nos servirá casi como plato único

martes, 22 de julio de 2014

Ditalini o dedales con verduras asadas { recordando Cerdeña}

Hoy os traigo unos "dedales"que a mí personalmente me han parecido una delicia, las verduras asadas  aportan una suavidad y un sabor muy particular al plato.

Si unas buenas verduras asadas ya son un plato redondo  por si solas, acompañadas de una pasta corta como esta, unas anchoas,  y un buen queso pecorino rallado las elevamos de categoría.



Hemos tenido la suerte  de pasar por segundo año consecutivo una semana de vacaciones en Italia, esta vez  ha sido en la isla de Cerdeña, y tengo que deciros que cada vez me gusta más este país.

Nos hemos venido cargaditos de  distintos tipos de pasta, y de algunos quesos típicos de la isla de los que pienso sacar el máximo partido.

Tiene unas playas paradisiacas, de ese azul turquesa  y esa arena blanca que no te cansas de mirar. Y  aunque  las playas son su punto fuerte, el interior  también ofrece muchos atractivos, tanto para  los viajeros que buscan montaña, que pueden disfrutar escalando sus abruptos montes, como para el que disfruta con yacimientos  arqueológicos,  que podrá visitar los numerosos nuragues (mas de 7000), que pueblan toda la isla.Se trata de unas torres megalíticas  que se remontan al 3000-4000 antes de C. y que solo se pueden encontrar aquí, son el símbolo principal de Cerdeña.









Y por descontado que el turista gourmet  se puede deleitar con una gastronomía rica y variada.
 Abundan los distintos tipos de pasta  como en el resto de Italia, pero disponen de alguna  especialidad propia  como  la llamada  "fregola"{ se trata de un tipo de pasta con forma esférica  muy similar en tamaño al  cuscús    que se elabora con la masa de semolina, y  se hace en forma de perlas de 2-3 mm de diámetro, que posteriormente se tostan en un horno}

En cuanto a carne el protagonista en su mesa es el  "porceddu" { cochinillo asado}, para los sardos es uno de los platos estrella que no falta en una celebración.

También  disponen de una gran variedad de quesos {no en vano el número de ovejas triplica al de personas}

Y como isla que es, abundan  los "frutti di mare" (entre ellos la langosta). Con las huevas del mujol confeccionan la  llamada "botarga", que no es otra cosa  que  las propias huevas saladas y desecadas. La utilizan a menudo como aderezo de las pastas. La ofrecian en la carta de casi todos los restaurantes,  y es deliciosa.










Estos "ditalini" provienen de allí,aunque supongo que también los podremos encontrar en España,  y sino  fuera así ,podéis utilizar  cualquier otro tipo de pasta corta para elaborar esta sencilla receta.



Ingredientes: (para 4 personas)


-350gr de ditalini u otra pasta corta
- un calabacin
- 2 puerros
- dos dientes de ajo
- 250gr de tomates cherry
- 6 o 7 filetes de anchoa
- queso pecorino rallado
-unas hojas frescas de albahaca


Preparación:

En una fuente de horno disponemos   las verduras, el calabacin y los puerros en rodajas y  los tomates cherry  y los dientes de ajo enteros , ponemos también los filetes de anchoa troceados y  salpimentamos con moderación (ya que los filetes de anchoa  sazonaran bastante). 
Regamos todo con un chorro de buen  aceite de oliva.
Tapamos con papel de plata y  metemos al horno precalentado a 200º unos 40 min  o hasta que la verdura este bien asada.
Mientras la verdura esta en el horno cocemos la pasta en abundante agua con sal según tiempo que indica el paquete.
Escurrimos y mezclamos con la verdura asada, le añadimos  las hojas de albahaca fresca y espolvoreamos con abundante queso  pecorino rallado.

¡Buon appetito!





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...